Consejos para solucionar los problemas más frecuentes en tu equipo

Elect consejos para gestionar problemas en la oficina

El líder de una empresa es el responsable de que su equipo funcione y desarrolle satisfactoriamente todas las tareas que se le asignen. Ante la aparición de un conflicto, se aconseja actuar rápidamente para que no afecte al equilibrio del equipo y a la productividad de la empresa.

En Elect de indicamos seguir las siguientes estrategias ante un conflicto laboral:

  • Afronta el problema con perspectiva amplia. – Un conflicto entre dos empleados, si no se gestiona rápido, es probable que afecte a todo el equipo. A la hora de resolverlo es importante tener en cuenta que cada miembro del equipo se posicionará a favor de un bando u otro y ello puede tener consecuencias muy negativas para la empresa.
  • Potencia los puntos en común. – Cuando se establece el clima de negociación, es importante potenciar los aspectos en los que coinciden los antagonistas y restar importancia, en los que divergen.
  • No ser autoritario. – Lo peor que puede hacer un líder ante un problema en su equipo es obligarles a callar y centrarse en sus tareas. Es vital que el jefe reúna a los empleados que forman parte del conflicto y escuchar sus opiniones. Con el objetivo de acercar posturas para poder solucionar entre todos el conflicto, evitando mayores consecuencias.
  • Establecer de antemano una solución. – El líder debe conocer bien la naturaleza del conflicto antes de escuchar a sus empleados, con el fin de diseñar una posible solución. A continuación; deberá escuchar la versión de cada una de las partes implicadas en el problema. Es importante no posicionarse a favor de nadie, hay que mostrarse neutral y destacar la importancia de que, para resolver el problema, todos deben ceder. Poco a poco, se les irá presentado la solución que se ha planificado con anterioridad.
  • Potencie el optimismo. – Afrontar el problema con optimismo es vital para resolverlo rápidamente. El líder debe mostrarse optimista y transmitir a su equipo que tan sólo con que todos cedan un poco, se solucionará sin problemas.
  • El problema, es el centro de atención. – El debate sólo debe centrarse en solucionar el problema. Durante el transcurso es muy común que las partes caigan en la ironía y en descalificaciones de tipo personal. Es importante cortar estas situaciones rápido y reconducir la reunión. Es importante que los empleados entiendan que el objetivo es resolver un problema que afecta el equipo y no solucionar redecillas personales. La oficina no es un patio de colegio y es imprescindible que todos se respeten entre sí.
  • Concretar el acuerdo. – Lo más eficaz es llegar a un acuerdo entre todos, o al menos; compromisos parciales. Es vital poner por escrito una serie de acciones que se van a desarrollar con el fin de solucionar el conflicto, donde todos deben comprometerse a llevarlas a cabo.
  • Seguimiento de la situación. – Cada cierto tiempo debe realizarse una evaluación periódica con el objetivo de comprobar que todos cumplen las acciones para resolver el problema. De ser así, es importante elogiar a los miembros del equipo por su buena voluntad.

 

 

Comentarios

comentarios