FACTORING ¿UNA SOLUCIÓN FINANCIERA PARA LA PYME?

factoring

En Elect Te Ayuda, ya hemos hablado en alguna ocasión de las diferentes fuentes de financiación para la empresas. Hoy te contaremos qué es el factoring, las ventajas que tiene y los beneficios que puede obtener tu empresa al decidirse por este método para gestionar su facturación.

Comencemos por definir qué es el factoring: es un vehículo de financiación que consiste en la cesión del crédito y facturas generadas por la empresa a una tercera compañía, para que sea ésta quien se ocupe de la gestión de cobro. ¿Qué actores intervienen en la operación?

  • Cedente: la empresa que contratar los servicios de factoring cediendo sus facturas.
  • Factor: empresa que adquiere las facturas para su gestión, financiando al cedente y, en ocasiones, asume ciertos riesgos.
  • Clientes: empresas a las que vende el cedente obligadas a pagar las facturas generadas por el mismo.

Además de tener la opción de solicitar a estas empresas el pago anticipado de dichas facturas. ¿Qué otros servicios podemos encontrar ante estas compañías de factoring?

Diferenciamos dos tipos de servicio en función de quién asume el riesgo de impago.

1.- Factoring con recurso: el factor no asume el riesgo de impago, pudiendo reclamar el riesgo de la operación a la empresa cedente de las facturas de sus clientes. Esto sucederá una vez que haya transcurrido el plazo de reclamo al cliente acordado en el contrato. ¿Qué ocurre si sucediera? O bien, la compañía de factor iniciaría una procedimiento judicial contra el cliente y con consentimiento del cedente, o bien, el factor devolverá las facturas a la empresa cedente y recuperará el importe que le anticipó.

2.- Factoring sin recurso: el factor asume el riesgo de impago por parte del cliente, sin poder actuar judicialmente contra la empresa cedente si se produjese el impago. Este riesgo, eleva el coste de la operación, sin embargo para la empresa cedente suele ser una buena solución para solventar las gestiones por impago, morosidad…etc.

Si nos fijamos en el momento en el que el factor reporta económicamente las facturas a la empresa cedente, pueden darse cuatro escenarios:

1.- Con pago al cobro, es decir, el factor abona las facturas al cedente, cuando estas son abonadas por los clientes.

2.- Con pago al cobro con fecha límite, es es que el factor abona las facturas al cedente a medida que los clientes las abonan dentro del plazo acordado.

3.- Con pago a fecha fija, el factor abona las facturas en vencimientos fijos que se han pactado, sin importar si éstas han sido o no pagadas por el cliente.

4.- Con pago anticipado, el factor abona el importe de las facturas al cedente, descontando un interés por el anticipo de las mismas.

Esta semana en el Twitter de Elect hemos podido ver qué ventajas tiene este tipo de gestión para la empresa, que hasta ahora solo eran realizadas por las grandes, pero que para las pymes también son una buena salida, tanto como financiación en caso de necesidad, y como solución a los impagos de los clientes.

Comentarios

comentarios