Técnicas de relajación para evitar el estrés laboral

Cómo veníamos contando anteriormente, ya sabemos que más de la mitad de la población española sufre estrés laboral. ¿Cómo podemos evitarlo? Hay múltiples técnicas de relajación que explicaremos a continuación, pero antes vamos a ver unas posturas corporales provenientes del yoga, capaces de relajar nuestro cuerpo.

posturas para evitar el estrés

1.- Nos ponemos de pie, con los pies ligeramente separados y los brazos estirados paralelos al tronco, los hombros hacia atrás y en una postura relajada iniciamos respiraciones profundas. Con 10 respiraciones será suficiente.

2.- Para esta segunda postura, vamos a buscar una pared en la que podamos apoyar el largo de nuestra pierna hasta los glúteos formando un ángulo de 90º. A continuación, poniendo los brazos encima de nuestro tronco a la altura de las costillas, volvemos a respirar profundamente entre 4 y 5 minutos.

3.- Nos sentamos en el suelo, o sobre una colchoneta, cruzamos las piernas y colocamos nuestro tronco bien erguido, estirando nuestra columna vertebral y evitando encorvar la espalda. Realizamos 3 minutos de inhalación y exhalación.

4.- La siguiente figura nos indica cómo debemos posicionar nuestras piernas. Debemos sentarnos sobre nuestras rodillas, estirando los brazos hacia arriba e intentando juntar los omoplatos, abriendo bien la parte pectoral. Realizamos de nuevo 10 respiraciones profundas.

5.- A continuación, nos ponemos de pie y doblamos ligeramente el tronco hacia delante y hacia abajo, intentando apoyar las manos en el suelo. Mantenemos la posición inhalando y exhalando aire durante 2 minutos.

¿Ya lo has probado? ¡Es hora de transmitirlo a tu equipo! Siempre es bueno poner a disposición de tus empleados estas técnicas para poder conseguir que trabajen relajados, creando así un buen ambiente de trabajo.

Estas son unas posturas básicas que ayudan al cuerpo a relajarse, pero a continuación vamos a ver unas técnicas de relajación para disminuir el estrés.

TÉCNICAS DE RELAJACIÓN PARA DISMINUIR EL ESTRÉS.

  • Relajación muscular.

Esta técnica debe realizarse durante al menos 15 minutos, y consiste en estimular los músculos para luego relajarlos.

En primer lugar, debemos hacerlo con la ropa adecuada (algo cómodo y calzado deportivo). Tomamos asiento en un rincón donde estemos relajados y comenzamos una respiración profunda cerrando los ojos.

Podemos utilizar un poco de música para que al cerrar lo ojos podamos obtener una mayor concentración.

¡Empezamos!

Pon atención a uno de tus brazos, tensa el antebrazo y apriétalo fuerte durante unos segundos, ¿lo sientes? A continuación, relaja el brazo y concéntrate en cómo poco a poco esa tensión se va yendo y el brazo está cada vez más y más relajado. Mantén ese estado de relajación durante 15 segundos, respirando lentamente… A continuación, repite el proceso con el otro brazo. Y así con el resto del cuerpo.

Esta técnica ayuda a detectar cuándo tu cuerpo está en tensión y en estado de estrés, para así buscar algo para relajarte.

  • Relajación autógena.

Esta técnica de relajación consiste en la disminución de las tensiones corporales a partir del uso del lenguaje, usando la imaginación y la meditación. ¿Cuáles son los pasos?

  1. Comenzamos a respirar profundamente, inhalando el aire y expulsándolo lentamente.
  2. Cerramos los ojos, y cada vez que inhalamos sentimos que nuestro brazo está cada vez más pesado.
  3. Realizamos la misma operación con las manos, las piernas, los pies…
  4. Repitiendo cada vez que relajamos alguna parte de nuestro cuerpo verbalmente.
  • Meditación

Esta técnica es recurrente en empresarios y directivos que tienen grandes responsabilidades a su cargo. ¿En qué consiste?

Primeramente tenemos que buscar un lugar alejado de los ruidos y en el que nos sintamos cómodos. Una vez nos hayamos acomodado, cerraremos los ojos y pondremos nuestra mano en el estómago a la vez que decimos algo que nos convenza para estar relajados o pensaremos en algo que lo haga. Si aparecen nuevos pensamientos, no los cambiaremos por el que hayamos comenzado, sino todo lo contrario, dejaremos que invadan nuestra mente.

Las personas estresadas respiran sólo con la parte superior de los pulmones, por lo que debemos intentar que las respiraciones sean abdominales, haciendo llegar el oxígeno a la parte inferior de los pulmones, lo que nos hará sentir mucho mas relajados.

Estas son tres técnicas que te pueden ayudar a ti y a tus empleados a llevar el trabajo de forma más tranquila y eficaz, eliminando el estrés. Las vacaciones son una buena época para practicar, ya que solemos estar mucho más relajados.

Comentarios

comentarios