¿Cómo conseguir mayor feedback con tus empleados a través del lenguaje corporal?

Elect consejos lenguaje corporal

Cuando comunicamos es tan importante qué decimos como el cómo lo decimos. Cuando hablamos, es preciso prestar especial atención a nuestro tono de voz, así como a nuestros gestos, con el fin de reforzar nuestro mensaje.

Es vital controlar cada detalle de nuestro lenguaje corporal: apariencia, gestos, expresión, contacto visual, postura y tono de voz. Un gran autocontrol permitirá que nuestras palabras y nuestro lenguaje corporal estén alineados a la perfección. Es la única manera de transmitir un mensaje de manera efectiva y contundente.

Debemos emplear los gestos que nos permiten reforzar el mensaje, de lo contrario lo único que conseguiremos es transmitir confusión al receptor. A continuación, en Elect, vamos a detallar una serie de estrategias para conseguir mayor feedback con los empleados a través del lenguaje corporal:

  • Utiliza las manos. – Las manos deben servir para redundar lo qué dices. Te aportará mayor credibilidad.
  • Toma notas. – Este gesto denota un gran interés por las opiniones y aportaciones de los demás. Es un gesto que se valora de manera muy positiva por el resto.
  • Cuidado con los brazos. – Evita cruzar los brazos, si lo haces se puede interpretar como bloqueo o negación. Los brazos deben estar en una postura relajada con los dedos entrecruzados.
  • Rostro neutral. – Tú cara debe mantener un gesto neutral y debes sonreír sólo cuando sea necesario.
  • Escucha activa. – Es vital demostrar interés por lo que dicen los empleados, debes tener en cuenta sus opiniones e ideas. Por ello es tan importante demostrar una escucha activa. Este gesto provocará que los empleados se sientan valorados.
  • Mantener contacto visual. – Las personas que mantienen el contacto visual denotan mayor seguridad en si mismas. Este gesto es interpretado de forma muy positiva por el resto porque denota honestidad y sinceridad.
  • Utiliza el tono adecuado. – El tono debe ser tranquilo y amable. Huye de los gritos porque sólo provocarán presión y malestar en el equipo.

Estás estrategias es preciso trabajarlas poco a poco. Con el tiempo, adquirirás mayor soltura y conseguirás aplicarlas de manera natural.

 

Comentarios

comentarios