¿PARA QUÉ SIRVE UN REDIRECCIONAMIENTO?

redirección 301

Como mencionamos en el último post de optimización SEO, el redireccionamiento juega un papel importante como solución a la duplicidad de las páginas web, algo que los algoritmos del buscador tienen muy en cuenta.

Por este motivo, en el post de hoy hablaremos de qué son, cuántos tipos hay y cómo podemos y debemos aplicarlos en función de nuestras necesidades.

¿Qué es una redirección? Lo definimos como el hecho de acceder a una dirección mediante otra. Esto puede ser de forma temporal o permanente, teniendo en cuenta dos variantes:

  • Redireccionamiento 301: es una redirección permanente, lo que implica que una URL antigua se mueva de forma permanente a una nueva y, en cuanto al SEO, se puede trasladar toda o casi toda la optimización ganada con la antigua a la nueva sin tener que comenzar desde el punto de inicio.
  • Redireccionamiento 302: implica que el contenido de una URL antigua se mueva de forma temporal a una nueva, de esta forma redirigimos a los usuarios a la otra URL pero sin traspasar toda la optimización SEO a la nueva, sino que sigue toda la fuerza en la URL antigua.

¿Cuándo necesitamos o podemos necesitar realizar un redireccionamiento?

1.- Redireccionamiento de una página debido a que hemos cambiado el nombre de la URL, queremos mover el contenido o queremos eliminar la misma.

2.- Redireccionamiento de un dominio, ya que puede darse el caso de que el nombre de tu dominio se que obsoleto y tengas la necesidad de cambiar el nombre del mismo. Por lo que de esta forma puedes conservar toda la estructura de la web, si sólo te interesa cambiar el nombre.

3.- Redireccionamiento de página con www a sin www (y viceversa), ante la necesidad de que la página funcione en ambas versiones, se redirecciona todo lo que está en la versión sin www a la que está con www. A esto se le conoce como una redirección canónica.

Vamos a centrarnos en el redireccionamiento 301, que nos permite enviar a los usuarios y buscadores de una URL a otra, automáticamente. Esto es esencial para mover la página a otro sitio web si lo necesitas, de forma que los usuarios que aún pongan la URL antigua, puedan acceder a la nueva versión de forma automática, evitando el error 404, que aparece a los usuarios cuando una página no existe suponiendo serios problemas para el posicionamiento SEO.

¿Quieres cambiar la URL de una página o eliminarla? ¿Tienes contenido duplicado? ¿Recibes enlaces en URL que no existen? ¿Quieres cambiar de gestor de contenidos? Para todas estas acciones necesitas el redireccionamiento del que hemos hablado hoy 😉

Comentarios

comentarios